¿Cómo aplicar Desgin Thinking en tus vacaciones?

Durante todo el año te hemos presentado proyectos con gran repercusión social que se ajustaban a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, como la búsqueda de soluciones para repoblar las zonas rurales abandonadas. Ahora que una gran parte de nosotros estamos de vacaciones, vamos a buscar cómo utilizar metodologías creativas para resolver los problemas del día a día: vamos a aplicar design thinking en las vacaciones
 
Seguro que alguna vez has pensado en organizar con tu grupo de amigos unas estupendas vacaciones, pero solo reunir a todos y llegar a un acuerdo te parece casi imposible: decidir las fechas, seleccionar el destino, distribuir los días, etc. Pues aplicando design thinking os resultará más sencillo. Primero hay que definir el “problema” a solucionar: ¿cómo podemos organizar unas vacaciones de verano adecuadas para un grupo?
 

Investigación

Lo primero que tiene que hacer el grupo que va a viajar es conocer las necesidades y gustos personales de cada uno. Tenéis que hablar entre vosotros como si fuera una entrevista para identificar los puntos necesarios a tener en cuenta, empatizar con el otro, conocer las razones por las que cada uno quiere realizar el viaje, etc. Por ejemplo, si alguno de vosotros tiene un problema físico que le impida estar mucho tiempo andando; si a otro le aburre estar todo el día de museo en museo; si alguno ha deseado siempre visitar algún monumento en particular; etc.

Una vez recogida toda la información, hay que categorizarla para poder analizarla de forma adecuada. Podría ser de gran ayuda crear un tablero con las barreras infranqueables, con las que hay que tomar con moderación y aquellas que son necesarias. De esta forma, conoceréis de manera más profunda qué necesidades y expectativas tiene cada compañero para sus vacaciones de verano.

Ideación

Una vez que conocemos las necesidades y problemas de cada uno de los participantes llega el momento de idear soluciones que llevaremos a cabo en dos pasos: divergir y converger.

Para divergir todos deben exponer las ideas que se les ocurran y que puedan ayudar a solventar los problemas expuestos. En esta fase hay que utilizar técnicas que incentiven la creatividad. Cualquier idea puede ayudar a encontrar otras soluciones más adecuadas o desbloquear a otros.

Si las ideas se resisten podemos utilizar diferentes técnicas que nos ayuden a desbloquearnos como, por ejemplo, establecer primero un juego de palabras o de similitudes para que el grupo se relaje y deje fluir las ideas.

Con todas las ideas que han podido salir como fuente de inspiración, hay que seleccionar aquellas que nos parecen que encajan más para la resolución de nuestro problema y objetivo, tenemos que converger. Para poder seleccionar las mejores se pueden establecer técnicas para puntuar las ideas. Por ejemplo, cada uno de los participantes elegirá las 5 ideas que más le han gustado, posteriormente tendrá que explicar las razonas por las que ha decidido seleccionar esas ideas. Finalmente, cuando todos los participantes hayan puntuado y explicado sus selecciones, entre todo tendrán que elegir, por ejemplo, las 3 ideas más importantes.

La cantidad de ideas a puntuar y seleccionar dependerá de cada situación. Si lo que estamos buscando es una actividad para cada día de vacaciones y nos marchamos 7 días, lo mejor es puntuar 10 ideas y posteriormente seleccionar las 6 o 7 más importantes –estas no tienen por qué coincidir con las que tienen más puntos-.

Validación e implementación

En esta fase tenemos que desarrollar la solución y crear un prototipo. De una manera rápida y barata tenemos que tangibilizar las ideas para saber si vamos por el camino adecuado. Tal vez pueda parecer difícil, pero para ello podemos crear un cuaderno del viaje en el que dibujaremos a escala las distancias que existen entre los lugares en los que vamos a estar, el tiempo que les dedicaremos, qué medios de transporte son los más adecuados, etc.; de esta forma podremos ver si nuestras soluciones son realistas con el tiempo que tenemos. Otra forma de prototipar sería crear una ruta de un día y hacer un recorrido similar por tu ciudad para comprobar si los planteamientos están bien establecidos. Es necesario que estos prototipos estén testados por los participantes del grupo y conocer su opinión.

Iteración

En base a los resultados obtenidos en nuestra fase de validación, podemos mejorar y adaptar nuestra solución al problema con los resultados obtenidos. 

 

Como ves, podemos traer la creatividad a cualquier área de nuestra vida.

 

“Design can help to improve our lives in the present. Design thinking can help us chart a path into the future.”

Tim Brown CEO at IDEO

 

 

Disfruta de tus vacaciones y nos vemos en los cursos de otoño.