Hoy os quiero hablar de los riesgos del colesterol en las personas mayores.

El riesgo de enfermedad del corazón se multiplica en los ancianos con cifras de colesterol elevadas y por lo tanto incrementa sus índices de mortalidad.

Como la población de la tercera edad tiene un aumento significativo de mortalidad por otras causas, el porcentaje de fallecimiento por enfermedad coronaria es el menor dentro de todas las causas de fallecimiento, por lo que se tiende a no prestarle la debida atención.

Los niveles elevados de lipoproteínas de baja densidad (colesterol LDL) o los reducidos de las lipoproteínas de alta densidad (colesterol HDL) son predictivos de los riesgos de enfermedad o de mortalidad en ancianos.

Los niveles de lipoproteínas de baja densidad aumentan con la edad, incluso si la dieta incluye cantidades cada vez menores de grasas totales y saturadas, así que es muy importante vigilar esta circunstancia.

En las mujeres, cuando rebasan la menopausia, disminuyen levemente los niveles de lipoproteínas de alta densidad, es decir, las protectoras.

¡Así que es muy importante no olvidar controlar los niveles de colesterol de nuestros mayores!