Somos muchos los que nos hemos preguntado en algún momento cuándo debo tomar glutamina, o cuánta debo tomar. La mayoría de los estudios científicos señalan que los deportistas que practican musculación, fitness y en general deportes de fuerza, y que ya siguen una dieta adecuada, suelen necesitar de 5 a 10 gramos de glutamina diarios. No obstante, estas cantidades varían en función de la masa corporal limpia del sujeto. La opción más acertada es la de empezar con una dosis pequeña, para poder controlar sus efectos, e incrementarla ligeramente si no se observan beneficios. Dado que cada individuo posee una constitución genética distinta, éste reaccionará de manera diferente a las diversas cantidades de glutamina.

Si las dosis de glutamina es insuficiente, el organismo utilizará los aminoácidos de cadena ramificada (BCAA) que forman parte del tejido muscular para formar la sustancia que falta. Vamos a detenernos a pensarso un segundo. Si nuestro sistema extrae estos aminoácidos para crear glutamina, no los utilizará para reconstruir el tejido muscular degradado durante el entrenamiento. Ello provocará que el sistema entre en estado catabólico, dando lugar a la pérdida muscular y al sobrentrenamiento. Esto ocurrirá si los niveles de glutamina de nuestro organismo son deficientes. Éste antepondrá la reposición de la sustancia al aumento de masa muscular. Por eso, si nunca ingerimos la cantidad necesaria de glutamina, retrocederemos en el entrenamiento y en nuestros progresos.

La glutamina incrementa las concentraciones de la hormona del crecimiento (HC) en el plasma sanguíneo por encima del 400%, según los estudios realizados. La producción de HC es crucial para un régimen de entrenamiento, ademas, aumenta la masa corporal limpia, reduce el porcentaje de grasa, estimula la actividad sexual, mejora, tanto el estado de ánimo como la memoria y optimiza la concentración.

Se recomienda que la sustancia se consuma media hora antes del entrenamiento, y nada más terminarlo. Las concentraciones de HC se disparan a los 30 minutos de haber tomado la dosis. Esto nos permitirá arremeter contra las lesiones. Los suplementos de glutamina que se ingieren antes del entreno reducen el catabolismo muscular durante el ejercicio. También promueve la producción de ATP, lo que os proporcionará las fuerza necesaria para hacer algunas repeticiones más y a reducir el descanso entre series. Asímismo, la dosis utilizada inmediatamente después del entreno fomenta el almacenamiento del glucógeno en el organismo, lo que favorecerá vuestra fase de recuperación.