La educación es el camino hacia la innovación

Hace poco se presentó el informe COTEC 2018 publicado por la Fundación COTEC que es una organización privada, sin ánimo de lucro, que promueve la innovación como el motor de desarrollo económico y social. Este documento, que lleva presentándose anualmente desde 1996, refleja el estado de la innovación y de la investigación en España a través de indicadores autonómicos, nacionales e internacionales.
 
Es un informe muy extenso que merece la pena leer. Hace un recorrido sobre i+D, tecnología, educación e iniciativas sociales. Además de realizar un breve repaso de la situación de la innovación en España en el que nuestro país no sale muy bien parado. La inversión en i+D vuelve a estar por debajo del PIB, muy lejos de economías más innovadoras como la alemana.
 
Educación e innovación en España
 
Pero vamos a centrarnos en los resultados obtenidos en el campo de la educación y la innovación, según este informe. Los indicadores que hacen referencia al caso español han buscado dar respuesta a cómo se realizan los procesos educativos para la adquisición de competencias y cómo encajan estas cualificaciones dentro del sistema laboral. Es decir, una vez adquiridas las cualificaciones, se analiza si estas se adaptan al mercado laboral.
 
En general, podemos destacar que el sistema educativo español tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles.
 
A favor encontramos que:
 
  • La dotación educativa de la población española se encuentra entre las más destacadas de los países desarrollados.
  • Destaca un alto número de graduados universitarios y un elevado porcentaje de los que finalizan los estudios en áreas STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics).
  • Existe una brecha de género a favor de las mujeres en los estudios superiores. Siendo estas las que en un porcentaje mucho más elevado terminan sus estudios.

En contra podemos ver que:

  • Existe una alta tasa de abandono escolar. En los últimos años se ha reducido a un 19 % (2015) pero sigue siendo una de las más altas de la Unión Europea. 
  • Bajo nivel de competencia lectora de los adultos, siendo uno de los más bajos de Europa. Esto puede condicionar la introducción de mejoras tecnológicas y organizativas.
 
Mejoras clave para la innovación
 
Los graduados en áreas STEM son la clave para el desarrollo y la incorporación de innovaciones. Sin embargo, ¿por qué España tiene un nivel bajo de innovación? Porque la cantidad de alumnos que realizan estudios de grado medio de formación profesional es muy baja. No existen apenas personas para implementar estas innovaciones.
 
Es decir, tenemos unas altas tasas de abandono, un reducido número de graduados de nivel medio y un alto porcentaje de graduados superiores que conforman una estructura con forma de “reloj de arena”. Cuando llega la incorporación al mercado de los graduados superiores existe mucha oferta por lo que muchos de ellos realizan trabajos menos cualificados. Este hecho, perjudica la competitividad española favoreciendo la “fuga de cerebros” a países con mayor oferta y salarios más competitivos.
 
Proyectos educativos innovadores
 
Para la mejora española en educación e innovación es clave reducir la tasa de abandono escolar y aumentar el número de graduados medios en formación profesional para implementar las innovaciones. Si a estos alumnos que están desmotivados por su educación se les reconduce hacia una formación profesional media se podría encontrar una posible solución al problema.
 
El abandono del sistema educativo está condicionado por una falta de motivación, falta de confianza de los alumnos en sí mismos y en el entorno que no ofrece referentes positivos en los que reflejarse.
Con la idea de acabar con el abandono escolar y la reeducación de los alumnos nace el proyecto Máster FPlaB, planteado por la Asociación En la Última Fila. Este proyecto busca motivar a los alumnos, a partir de los 15 años, en entornos con riesgo de exclusión que no van a acabar su formación para que continúen estudiando. Durante siete meses participarán en el desarrollo, por equipos, de un proyecto con impacto social dentro de un espacio de coworking.
 
Este proyecto se fundamenta en tres pilares básicos:
 
  • Laboratorios: formación práctica en la que los alumnos idean y desarrollan un proyecto con impacto social, aprendiendo metodologías de Design Thinking
  • Programa de mentores: cada participante estará guiado por un mentor, que será un profesional que le pueda asesorar y acompañarle en las diferentes etapas del proyecto. Convirtiendo a estos mentores en referentes positivos para los alumnos.
  • Viajes de aprendizaje: los alumnos realizarán una reflexión sobre sus puntos fuertes y débiles, saldrán de su zona de confort y conocerán otros proyectos de emprendedores que les pueden servir de inspiración.
Este proyecto educativo, que ha realizado su primera edición en 2017/18, ha obtenido unas tasas de asistencia del 95 %.
 
«El modelo de crecimiento para Europa debería estar basado en cuatro elementos: investigación, innovación, educación y espíritu emprendedor»
Daría Tataj